Caza e inteligencia, comer o morir

 

Las aproximadamente 40 orcas del Estrecho están divididos en 5 grupos, tal y como queda reflejado en la tesis doctoral de la Investigadora Ruth Esteban (CIRCE). Estos 5 grupos forman parte de una unidad de gestión, aislada genéticamente de otras poblaciones de orcas que están relativamente cerca, como las del Mar del Norte o las orcas de las Islas Canarias. 
Estos grupos se alimentan fundamentalmente de atún rojo, tanto en su entrada al Mediterráneo como en su salida al Atlántico, pero no todas lo hacen de la misma forma.

 

gallery/2013 orcas estrecho de gibraltar 2013 (15)_resize

Ingresa tu texto aquí

Durante la primavera, la orca caza atunes en el Golfo de Cádiz. Cuando los bancos de atunes se dirigen al Mediterráneo, poco a poco van acercándose a la costa, enfilando el Estrecho de Gibraltar. Allí, las orcas les esperan para darles caza y poder alimentarse. La táctica de caza es la persecución. La orca espera al banco de atún rojo, y una vez detectado el banco de atunes (acústica pasiva, es decir, esperan a oir el banco de atunes) comienza la persecución, el atún corre y la orca "marsopea", durante un tiempo que ronda según los estudios elaborados por CIRCE de unos 20-30 minutos en los que, tras tratar de huir a velocidades que rondan los 10 nudos, el atún se agota y entra en colapso.  (La sucesión de imágenes inferiores muestra el proceso de persecución, colapso y caza). 

Empieza la caza...

gallery/2006 orcas estrecho gibraltar 2006 (10)_resize


Es en ese momento cuando la mesa está servida, y con presición quirúrjica la orca despieza el atún y todos a comer. Esta técnica de caza suele tener éxito, pero también conlleva un gran gasto energético para las orcas que persiguen los atunes, les debilita, y eso en ocasiones es un hándicap para la propia supervivencia de la especie. 

gallery/2011 orcas barbate 2011 (37)_resize

¿Quién dijo correr cuando te lo sirven en bandeja?


Otra forma de alimentarse es la que al menos dos de los cinco grupos de orcas llevan a cabo en el Estrecho de Gibraltar, y es la interacción con los pescadores, o lo que es lo mismo, una batalla entre pescadores y orcas por un mismo objetivo, el atún y el sustento de los suyos. 


Durante los meses de julio, agosto y septiembre, en el Estrecho, la flota artesanal española y marroquí pesca atún rojo con palangre en su viaje de retorno al Atlántico. La pesca con palangre consiste en un sedal atado a una piedra que se arroja al fondo del mar. Al llegar al fondo, la línea se rompe y es ahí donde el atún, que vuelve por las zonas profundas del Estrecho, sube a superficie por la orografía del Monte Tartessos, y muerde el anzuelo. 

 

 

Una vez que el atún muerde el anzuelo, comienza la lucha. Las líneas de nylon y los carretes hacen un ruido que las orcas han aprendido a identificar, es la llamada de que el almuerzo está listo, y mientras los pescadores luchan por cansar al atún para poder subirlo a superficie, las orcas se limitan a esperar su momento. Cuando el atún está en superficie, es cuando la orca aprovecha su momento y arrebata el atún a los pescadores, lo que implica un gasto energético mínimo para el mismo botín que cuando tienen que cazarlo. Esta práctica, que tiene lugar desde hace dos décadas cuando se inició la pesca de atún con palangre en el Estrecho, tiene efectos positivos para la población de orcas y la supervivencia de las crías. 
 

"Son muchos los que llaman robo a lo que hacen las orcas, pero no podemos olvidar que sólo se trata de una especie que, como el ser humano, busca su propia supervivencia y se adapta a las condiciones que el proio ser humano ha impuesto en lo que siempre fue su hogar, el mar".

Artículos relacionados: (Pulsa sobre los enlaces). 

 

La Guerra del Atún. 

 

El Coloso de los Mares. 

 

La Guerra del Atún (Video). 

 

 

 

Ingresa tu texto aquí