La orca del Estrecho y su historia

La Historia de este animal está vinculada al Estrecho de Gibraltar desde hace milenios, y a lo largo de todos esos siglos ha sido llamada de varias formas, orca, carnero de mar, esparte son sólo algunos de los nombres que ha recibido este animal en cuyo cuerpo encontramos el mismísimo tridente de Neptuno. En tiempos fenicios, en los que el atún rojo se convirtió en una presa apetecible, entendieron que la presencia de orcas en las aguas del sur peninsular equivalía a bancos de atún rojo, comida. También observaron que el atún rojo, durante la migración, bordeaba la costa gaditana, e idearon una estructura de redes donde, desde la playa, se recogían para obtener los túnidos. Este conjunto de redes que en su día idearon los fenicios fueron luego mejorados por romanos y su predilección por el Garum, árabes, cristianos, hasta nuestros días, en los que conocemos este arte de pesca como almadraba, y al igual que en aquella época, las encontramos en las costas de Cádiz (hay actualmente cuatro almadrabas activas, Conil, Barbate, Zahara de los Atunes y Tarifa). 

2010 orcas estrecho gibraltar y golfo cadiz 2010 (25)_resize

La vinculación de las orcas y los atunes con los fenicios y la pesca ha continuado a lo largo de los siglos. Los fenicios entendieron que las orcas, en sus persecuciones, empujaban a los bancos de atunes cerca de costa, y esa situación que les daba la madre naturaleza debían aprovecharla en su propio beneficio. Así nació la almadraba, y así nació una relación entre orcas y pesquerías que aún perdura hoy en día. Desde esa época, se vinculó la llegada de las orcas a la migración del atún rojo hacia el Mediterráneo, la caza del gran rojo era ya una realidad, y en ella, hombres y orcas cooperarían por un mismo botín. 

 

Ya durante la época romana, en Bolonia (Tarifa) se levantó Baelo Claudia, uno de los asentamientos romanos más importantes de la Península Ibérica. También fue un historiador romano, Estrabón, quien bautizó a las orcas como "carneros", por su alta presencia en aguas mediterráneas. 

 

En el presente, las almadrabas se instalan durante la primavera, durante los meses de abril y mayo, fundamentalmente, las cuatro almadrabas de la provincia de Cádiz están activas, y trabajando, y cada año, sobretodo con las lunas crecientes, las orcas se dejan ver cerca de costa, y por ende, cerca de las almadrabas. No es algo místico que las orcas con luna llena se acerquen a las almadrabas, son los atunes, los que con las mareas vivas se acercan a costa más de lo normal, y con ellos, las orcas, en busca de su alimento.
En localidades como Barbate, Zahara o Conil, así como en Tarifa, la presencia de la orca en zonas cercanas a la playa no es desconocida, ni supone ningún tipo de alarma social. Es algo natural, sobretodo en la Ensenada de Barbate, dónde han sido vistas a escasos 100 metros de la playa, o a 100 metros del Faro de Trafalgar y la conocida playa de Caños de Meca.

 

Decir orca del Estrecho es sinónimo de decir historia, de decir Esparte, o de lugares como la Cueva de las Orcas, que encontramos en Atlánterra, en la linde del término municipal de Tarifa con el de Barbate. El atún rojo es codiciado por el hombre desde la época fenicia, un gusto que comparte con las orcas, o espartes como se las conoce en el Estrecho de Gibraltar, y de ahí nace toda una relación. En estas aguas, se puede observar ese gusto compartido por hombres y orcas con respecto al atún rojo. Las orcas han aprendido a utilizar la acción del hombre en su proio beneficio.

 


 

 

 

2010 orcas estrecho gibraltar y golfo cadiz 2010 (26)_resize
2016 supervivencia_resize (9)

De los fenicios hasta nuestros días... 

Almadrabas de Cádiz, de Conil a Tarifa... 

2011 orcas barbate 2011 (32)_resize


La orca del Estrecho es una población única y aislada genéticamente de grupos o manadas de orcas cercanas, como las de Canarias o el Mar del Norte. Es una especie cuya situación precaria roza el límite por sus altos niveles de contaminantes en el organismo. Contaminantes que son elevados al tratarse de una especie que está en lo más alto de la cadena trófica, y cuya alimentación está basada en atún rojo, cuyos niveles de mercurio son también elevados. 


A día de hoy, la orca es de las siete especies de cetáceos que se pueden ver regularmente en el Estrecho, la más amenazada y la que cuenta con un futuro más oscuro. La sobreexplotación del atún rojo en el Mediterráneo, unido a la contaminación de nuestros mares, hacen que esta especie en el Estrecho cuente con un futuro, cuanto menos, complicado. Su situación en el Estrecho, de interés especial, vulnerable o en peligro de extinción, es todo un dilema que en un futuro no muy lejano tendrá que poner a la orca del Estrecho donde le corresponde, en el Anexo II de especies amenazadas y que requieren de medidas urgentes de conservación. 
Su distribución durante todo el año es desconocida a nivel científico, si bien se sabe que en primavera están en el Golfo de Cádiz, y en verano y otoño en la zona del Estrecho, se desconoce a ciencia cierta dónde están durante el invierno, aunque avistamientos puntuales durante los meses invernales hacen poco probable que realicen viajes excesivamente largos. (se las ha visto en la costa portuguesa y hay referencias también de los mismos individuos en aguas del Mar Cantábrico).

En el Estrecho de Gibraltar las orcas no comen focas, ni comen ballenas, ni delfines, en el Estrecho de Gibraltar la orca come atún rojo. En el Estrecho de Gibraltar estudios de CIRCE (Conservación, Información, Estudio de Cetáceos) y la tesis doctoral de la Dra Ruth Esteban Pavo estima la población de orcas del Estrecho en unos 40 individuos actualmente. Una población en peligro de extinción cuya supervivencia está completamente vinculada a los stocks de atún rojo que migran a través del Estrecho en primavera hacia el Mediterráneo, y en verano de vuelta al Atlántico tras desovar en las cálidas aguas del Mediterráneo. 

 


La orca es un mamífero marino, perteneciente al orden de los delfínidos (es un delfín, no una ballena), y cuenta con la distinción de ser el auténtico rey de los mares, su hábitat y donde ninguna otra especie se ha puesto por encima en la cadena trófica, siendo el ser humano el único peligro para esta especie. 
Este cetáceo lo podemos encontrar en el hemisferio norte y en el hemisferio sur, en zonas tan dispares como Nueva Zelanda, Baja California, Noruega, Sudáfrica y, por supuesto, en el Estrecho de Gibraltar, dónde reside una población que ronda los 40 individuos y que, a su vez, se subdividen en 5 grupos y, al igual que el ser humano, tienen un gusto exquisito por el atún rojo. 
Pese a que en el mundo anglosajón se las llama "Killer Whale" o Ballena asesina, la orca no es un animal conocido por ataques a personas en su medio natural. El calificativo le viene de ser un cetáceo que, en el Pacífico por ejemplo, se alimenta de otros cetáceos, algo que no ocurre en otras latitudes. En Baja California se las conoce por atacar crías de ballenas grises, y en la Patagonia se las conoce por atacar crías de lobos y elefantes marinos. En otras latitudes, comen salmón, comen tiburones, comen focas, pingüinos, bacalao negro, y en el Estrecho de gribraltar su alimentación está basada en atún rojo, una relación conocida desde tiempos fenicios. 

"La orca del Estrecho es una población genéticamente aislada"

2007 orcas strait of gibraltar 2007 (6)_resize
2007 orcas strait of gibraltar 2007 (4)_resize
2004 orcas estrecho gibraltar 2004 (9)_resize